Domingo, 20 Agosto 2017

DESESPERADO POR ENCONTRAR UN CULPABLE (QUE NO SEA ÉL)

Martes, 17 de Enero de 2017 18:44 Ruben David Oliva
Imprimir PDF

Raúl Gamez. Viejo lobo de mar que necesita un compinche. El villano de la película necesario para realzar sus atributos de héroe Fortinero. Duda. Medita. Lucha contra su olfato experimentado que huele a fracaso. Económico, Institucional y Futbolístico. Lo sabe. Conoce el ambiente y pese a su negativa, está informado del humor en las redes sociales. Examina y no encuentra. Necesita el famoso “chivo expiatorio” que utilizó en su larga trayectoria política. Una señal. Un nombre. Aquel designado con el objetivo de purificar culpas propias.

En otros tiempos fueron los rivales políticos de siempre enmascarados en la Unidad Velezana o la actualmente cómplice Agrupación Amalfitani. Ahora, ante la ausencia de un frente interno contestatario -que prefirió el paso al costado como forma de hacer notar y “castigar la ineptitud de Gamez y su Comisión Directiva”-, se lanzó a los aires nacionales en busca de repercusión por sus frases.

Ante la ausencia de un Julio Grondona a quien echarle la culpa (por sí Vélez desciende), en bueno tener un Mauricio Macri a quién enfrentar y sobre quién lanzó improperios irrepetibles.

Habrá quienes señalen su conducta y que no entiendan la intención oculta. No es algo personal. Tan solo una forma de sacarse culpas de encima. “Si pasa lo peor”, reflexiona -aunque nunca lo confesará-, es culpa del Gobierno Nacional por sus declaraciones. Y una manera de preparar el camino ante una posible salida -que ya anunció entre amigos del Círculo El Fortín en una cena hace dos semanas-.

El convite es simple, como no hizo silencio para defender a Vélez –explicarán sus seguidores-, el club fue castigado. Simple táctica cómo fueron sus ideas de siempre. La búsqueda de un enemigo público, a quién desafiar, y señalar, es algo común en la política. En otros momentos, estas justificaciones serían ley no escrita en el mundo Vélez. Pero existe un desgaste lógico que trae descreimiento. Esa razón hará que muchos se crean la farsa, pero la generalidad, ya no caerá en un anzuelo tan evidente

 

Por Rubén David Oliva Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

 

 

Propietario Periodismo del Tercer Milenio |  Director Rubén David Oliva