Lunes, 18 Diciembre 2017

UNA NOCHE IDEAL

Sábado, 17 de Junio de 2017 22:14 Ruben David Oliva
Imprimir PDF

El descendido Sarmiento no fue rival para Vélez. Con 3 goles de Mariano Pavone, uno de Nicolás Delgadillo (de gran actuación), y el cierre con Maximiliano Romero, el fortín cerró un noche ideal mezclando fútbol, goles y aplausos.

La incógnita sobre como jugar ante un conjunto descendido, nació en los primeros minutos del encuentro del fortín en el José Amalfitani. Con signos de calma, relajado, el equipo de Omar de Felippe decidió realizar una práctica de futbol. Casi un entrenamiento. Sarmiento, dolido por su realidad, resolvió una táctica similar. Surgió un buen partido de fútbol con Vélez jugando –por momentos-, al contragolpe y con la visita respondiendo golpe por golpe.

La diferencia al finalizar en primer tiempo, floreció por dos asistencias de Matías Vargas en jugadas nacidas en mitad de cancha. Sin embargo, no fue tan sencillo. Hubo algunos minutos con indecisión que Sarmiento aprovechó para complicar a la última línea Fortinera. Pero bastó que Vélez apretara el pedal a fondo para marcar la ventaja. Fue sobre los 15 minutos en la contra dominada por Vargas que ejecutó con precisión un pase entre líneas hacia Nicolás Delgadillo que definió en soledad por arriba del travesaño.

A partir de allí, la ventaja conseguida fue premio a la presión ejercida por Vélez en los minutos anteriores en los cuales manejó el partido con ideas pero sin claridad en los últimos metros, hasta que Diego Zabala recibió una falta en el área (tirón de camiseta), para el tiro penal que Mariano Pavone transformó en gol desde los 11 pasos.

El resto del tiempo fue todo azul y blanco. Por eso la segunda conquista llegó en el momento justo. Casi al terminar la etapa, tras una jugada en mitad de cancha que fue robada en lo alto por Emiliano Amor y que se transformó en pelota cedida hacia Matías Vargas, en continuidad de pase magistral para la corrida de Nicolas Delgadillo que definió con tranquilidad por encima de la estirada del arquero. Golazo por concepción previa y por definición.

En la segunda mitad, el fortín salió decidido a liquidar el encuentro. Fueron varias las ocasiones en que Vélez se complicó solo durante el torneo, y no había que repetir errores. Así fue. En los primeros instantes marcó la ventaja inalcanzable para Sarmiento tras una jugada por derecha con Delgadillo habilitando a Pavone que definió cruzado lejos de Javier Burrai. A partir del ese gol, fue todo de Vélez. Estuvo cerca en 6 o 7 ocasiones de peligro. Sufrió también. Un descuento -3-1-, y por momentos hubo dudas. Pero no tardó en liquidar las acciones. Sobre los 40 minutos llegó el cuarto de Pavone (su tercero de la noche), y a los 44 el ingresado Maximiliano Romero decretó la ventaja definitiva.

La noche del Amalfitani entregó una victoria importante para comenzar a imaginar un torneo venidero con tranquilidad. La lucha del descenso fue desgastante, y habrá que recobrar fuerzas para planificar con otros objetivos más graticantes…

 

Por Rubén David Oliva

Seguir al autor en @rubendoliva

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

 

 

Propietario Periodismo del Tercer Milenio |  Director Rubén David Oliva