Lunes, 26 Junio 2017

PAVONE Y 10 MÁS

Viernes, 10 de Marzo de 2017 00:04 Ruben David Oliva
Imprimir PDF

Triunfo agónico. Sobre la hora. De esos que se disfrutan más. Aprovechando una mala salida de Estudiantes y con la efectividad de Mariano Pavone, el fortín venció por 3 a 2 al conjunto pincha y recuperó la sonrisa. Para más adelante quedarán las eternas complicaciones en la última línea y la carencia de juego colectivo, no obstante, la intención de generar fútbol, las ganas y la efectividad, movieron los hilos y entregaron sensaciones de clara mejoría.

El desafío era importante. La visita de un conjunto en lucha por el torneo, y la necesidad de conseguir victorias para cambiar la realidad dominaban la incógnita general ¿Estaría Vélez a la altura? Una importante pretemporada sirvió para aplicar cargas, disminuir temas negativos y favorecer las puntuales cuestiones positivas. Con ese argumento, Omar de Felippe planificó el semestre del fortín y puntualmente, el cotejo ante Estudiantes de La Plata.

En el inicio del encuentro, la idea nació para sumarse a una ventaja pronta. Jugada individual de Mariano Pavone, enganche y definición arriba. Golazo para tranquilizar aguas. Allí, por caso, durante 15 minutos surgió el mejor juego del fortín. Apareció intermitente Nicolás Delgadillo, se consolidó la actualidad del juvenil Nicolás Domínguez y la solvencia de Leandro Desabato en mitad de ancha. Pero no duró la alegría. Un error defensivo abrió la defensa Fortinera y se pagó con la igualdad momentánea.

Un cambio notorio se dio en esa circunstancia. Vélez nunca bajó los brazos y prosiguió intentando conseguir la victoria. La mayoría de las veces equivocando el camino pero sin cesar en cada jugada. Así fue como cerca del final del primer tiempo encontró una jugada aislada con un centro magistral de Maximiliano Caire y una definición de cabeza –perfecta-, de Diego Zabala cambiando el poste al arquero Mariano Andujar y consolidando el trabajo de desgaste que Vélez aplicó sobre la particularidad colectiva de Estudiantes.

En el complemento, sufrió el conjunto de De Felippe. Pagó caro el deterioro físico y empezó a dar ventajas con Fabián Cubero y Cristian Nasuti (ambos se equivocaron con la pelota y regalaron balones al rival en varias ocasiones). Compensó esa realidad con coraje y ganas. Fue al frente. Toleró contragolpes y vio como Fabián Assmann –a su forma-, se fue convirtiendo en figura importante. En ese contexto, debió sobreponerse a una igualdad rápida que obligaba a recomenzar.

El resto anímico favoreció al equipo pincha que fabricó varias ocasiones de gol y obligó a sostener el resultado. Ingresó Juan Manuel Martínez y dio aire con algunas pinceladas que frenaron el ímpetu visitante en un partido que marchaba a la igualdad hasta que un error defensivo de Estudiantes y la viveza goleadora de Mariano Pavone, transformaron un empate clavado en un desahogo necesitado y muy festejado en el José Amalfitani.

Vélez Sarsfield, lleno de ilusiones y esperanzas, transcurrió su partido entre aciertos y una suposición de juego. Quizás, sufra por ausencia de fútbol, pero lo compensa con esfuerzo, ganas y efectividad en el arco ajeno. Por el momento, alcanza para transformar dudas en sonrisas y rostros duros en gestos de tranquilidad. Si observamos la realidad al terminar el año pasado, sabemos que hemos avanzado mucho…

 

Por Rubén David Oliva Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

Última actualización el Lunes, 20 de Marzo de 2017 18:57

 

 

Propietario Periodismo del Tercer Milenio |  Director Rubén David Oliva