Domingo, 26 Marzo 2017

CUANDO 2 NO QUIEREN

Miércoles, 18 de Enero de 2017 18:46 Ruben David Oliva
Imprimir PDF

¿La verdad, verdadera? Ni Raúl Gamez ni Guillermo Pizzoglio, deseaban en sus fueros íntimos el retorno de Juan Manuel Martínez ¿La otra verdad? Si querés a Vélez, como se te escapan las palabras, no pedís un contrato de 6 meses para luego renegociar y marcharte.

Duele Vélez. Con síntomas importantes de descontrol y una decadencia galopante, la comisión directiva del club no acierta buenas noticias en un mundo Fortinero convulsionado por el miedo al descenso.

En cierta forma, la presión mediática a través de los medios partidarios y las redes sociales, mantiene en vilo a una directiva débil que decidió negociar por la presión del público.

Tras la reunión del lunes por la noche, la propuesta de Vélez fue retrucada por el burrito con un pedido rechazado en sus dos partes. El futbolista deseaba ganar USD 600.000 por cada semestre –cifra similar a la abonada a Hernán Barcos-, pero con una cláusula para rescindir al final del primer semestre. Recordemos que el contrato mínimo según artículo 12 del Estatuto de Jugador de Fútbol Profesional es de 1 año de duración. Tiempo exigido por la dirigencia del club. Ambas partes, no cedieron. Ni la CD decidió abonar una cifra similar a la gastada con Barcos, ni el jugador decidió aceptar la eliminación de la cláusula de rescisión a los 180 días.

Por la tarde, hubo cruces de acusaciones. El secretario del club, Álvaro Balestrini manifestó en TyC Sports: “Estuvieron discutiendo el sueldo, los premios, la compra del pase a los seis meses, el arreglo de cuándo y cómo haríamos los pagos, todo… Y me dijo que le mande un mail con la oferta así la veía su abogado… Cuando le envio el mail me contestó que la plata era poca” narró el dirigente. En tanto Juan Manuel Martínez en el programa partidario Vélez y Su Mundo contó su versión: "Yo venía por 6 meses. Sólo para dar una mano en el peor momento del club. Tenía el pase en mi pòder y no cobraba el préstamo al club, ni le vendía el pase. Venía a ganar la mitad de lo que ganaba Barcos. Pero era por 6 meses y luego para irme. Estaba todo bien pero me agregaron en el contrato una cláusula de rescisión de 2 millones de dólares. Y soy bueno pero no soy pelotudo. Esta gente quería hacer un negocio conmigo" cerró el burrito.

Desde las cercanías del futbolista, afirman que el pase está caído. En las oficinas de la sede del club, niegan una posible negociación futura y cierran la puerta. Así estamos…

 

Por Rubén David Oliva Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

 

 

Propietario Periodismo del Tercer Milenio |  Director Rubén David Oliva