Lunes, 18 Diciembre 2017

UNO X UNO CON BOCA

Domingo, 24 de Septiembre de 2017 12:01 Ruben David Oliva
Imprimir PDF

Una goleada que deja tela para cortar. Un Vélez que no se mostró a la altura y un rival que nunca perdonó los errores. Una clase de contragolpe xeneixe y una realidad que te golpea de frente. Aquí los puntajes de los protagonistas:

Titulares

Alan Aguerre (4): El puntaje para un arquero que recibe 4 goles pero no tiene responsabilidad en ninguna. Si le marcamos dudas a la hora de salir del arco y para cortar los centros. Todavía le falta para ser el uno que te salve.

Fabián Cubero (4): Sumó puntos con las ganas y el compromiso. Culpable en el primer gol –queda a destiempo de Fabra y no corta-, y en el tercero cuando no cierra. Se ganó una amarilla innecesaria en mitad de cancha con su marca de espaldas y rodeado. Puro esfuerzo pero sin Gastón Díaz delante, no puede jugar.

Emiliano Amor (3): Ni la torre que gana siempre por arriba, ni el central firme que cruza a los costados. Tibia performance. Perdió siempre que lo encararon Pavón o Cardona. Alternó buenas y malas con los pies.

Lautaro Gianetti (4): Hizo lo que pudo. Bien cuando salía a los costados pero mal cuando por la situación estaba adelantado y los volantes del xeneixe lo pasaban en velocidad.

Fausto Grillo (5): Todo el mundo Vélez apostaba a ver si era o no amonestado. El único de la defensa que no sufrió tarjetas. Partido regular en un equipo que jugó mal.

Pérez Acuña (3): Ni fue salida limpia ni pudo realizar el trabajo de sucio con el que Gastón Díaz lo cubre a Cubero. No estuvo a la altura como el resto del equipo. Flojo.

Leandro Desabato (3): Con la obligación de ser el distribuidor, debió salir mucho a los costados y dejó la zona media descubierta ¿Resultado? Picnic de Boca en cada contragolpe.

Santiago Caseres (5): Hizo lo que mejor sabe. Manejó los tiempos y pretendió jugar agrupado. No encontró un socio porque Vargas nunca apareció.

Matías Vargas (3): El juvenil, figura en otros partidos, fue absorbido por la marca. Cometió un error al terminar un ataque y de ahí salió la contra del primer gol Boquense.

Federico Andrada (2): Nunca apareció. Ante Atlético de Tucumán mantuvo un nivel bajo que descendió más con Boca. Ni pudo pivotear –su mejor acción-, ni encarar el arco. Floja performance.

Maximiliano Romero (5): Puro esfuerzo. Si hay una figura, sería el juvenil. Metió, corrió, ofreció alternativas pero sus compañeros estaban en otra sintonía.

Ingresaron

Fabricio Alvarenga (3). Autor de forma involuntaria del tercero de Boca, nunca pudo hacer pie en el campo frente a un Boca que dominaba a gusto.

Nicolás Domínguez (2): Quiso y no pudo. No tuvo ni tiempo ni espacio para desarrolar su juego.

Gonzalo Bergessio. No jugó lo suficiente para calificar.

 

Por Rubén David Oliva

Seguir al autor en @rubendoliva

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

 

 

Propietario Periodismo del Tercer Milenio |  Director Rubén David Oliva