Domingo, 24 Septiembre 2017

PUDO SER ÍDOLO

Viernes, 16 de Diciembre de 2016 17:35 Ruben David Oliva
Imprimir PDF

El caso de Leandro Somoza, es incoherente. Casi ídolo en el fortín, el “León” partió con rumbo a Villareal de España dejando estelas de dineros necesarios durante el año 2016. Referente futbolístico del equipo Velezano campeón de 2005, y cuarto finalista de la Copa Libertadores de América 2006 (si, esa que Julio Grondona aceptó interrumpir sin consultar a Vélez, perjudicandolo, es cierto), su regreso, ansiado, no se hizo esperar.

En 2008, formó parte del conjunto de Hugo Tocalli hasta que fue fracturado en un partido ante San Martín de Tucumán en Liniers. Tras su recuperación, ocupó un lugar expectante en el Vélez de Ricardo Gareca, hasta que llegó el gran problema. La oferta de Boca Juniors que trastocó todo. Una discusión muy fuerte por el entonces presidente Miguel Calello, un pedido de inhibición al club de parte del jugador por una deuda mínima, un día antes de comenzar el torneo y para que los refuerzos no pudiesen jugar (con el objetivo de presionar y lograr la transferencia a la ribera), y un sentimiento hacia el futbolista-hincha que se había roto. Preferir al club xeneixe y perjudicar al fortín en el mismo camino, no son cosas olvidables a corto o mediano plazo.

Retornó bajo la presidencia de Raúl Gamez, con el famoso campeonato económico en enero de 2015. Un salto en el que nunca alcanzó vuelo. De suplente en Lanús a titular en Vélez Sarsfield. Sus actuaciones dispares, arrojaron mayor fuego a la polémica. Muchas veces fue silbado. Insultado. Y en tantas otras ocasiones, decidió contestar mediante mensajes en medios oficiales. Dio lo que pudo, que era poco para un Vélez que necesitaba mucho.

Volverá como hincha. Quizás, ahí, ocupará un lugar que nadie discuta…

 

Por Rubén David Oliva Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

 

 

Propietario Periodismo del Tercer Milenio |  Director Rubén David Oliva