Viernes, 23 Febrero 2018

PERDIÓ LA BRÚJULA

Lunes, 12 de Febrero de 2018 10:08 Martín Martínez
Imprimir PDF

Vélez volvió a perder, esta vez en condición de local contra un rival directo como es Patronato por 2 a 0 y dejó muchísimas dudas pensando en lo que se viene. Una brújula urgente necesita el técnico Gabriel Heinze, que se equivocó en el planteo táctico y en los cambios para poder dar vuelta el resultado.

El Fortín salió a buscar tres puntos claves con una línea de 3 y los laterales pasaban a ser carrileros, Méndez para la recuperación y el resto todos para arriba. Partido totalmente el mediocampo, carrileros que quedaban a medio camino y centrales que perdían constantemente en el juego aéreo contra los dos delanteros que puso en cancha Pumpido. Sin embargo, Vélez generó situaciones claras como la de Bouzat y luego la de Mauro, pero en la primera llegada del equipo visitante llegó el gol. La jugada más clara estuvo en los pies de Cufré que desperdicio un mano a mano contra Bertoli.

El segundo tiempo, el Fortín fue con más determinación a buscar el empate, aunque sin ideas claras. Si bien Salinas lejos estuvo de tener un buen partido llamó la atención porque el gringo cambió 9 x 9 perdiendo 1 a 0 de local sabiendo que en los últimos minutos podía ser importante en el juego aéreo. Cuando parecía que Vélez iba a tener una identidad de juego con nombres propios hoy eso parece algo lejano. Sin lugar a dudas hay mucho que replantearse porque el tiempo apremia y en este torneo solo se le pudo ganar a Olimpo de los que pelean por no bajar de categoría.

Tanto cambio de nombre y esquema parece marear a los jugadores. Uno de los cambios para recibir al patrón fue el ingreso de Cubero, el histórico jugador tuvo un muy mal partido y falló en los dos goles de la visita. El próximo partido ante Belgrano, estará la vuelta de la suspensión de Santiago Caseres y así poder reforzar mejor el medio ya que se lo vio muy solo a Méndez que llegaba a destiempo en la marca.

Una derrota decepcionante desde todo punto de vista tanto por el juego como por el rival, pero los resultados de los rivales directo ayudan. Aunque si no se empieza a sumar, no habrá resultado que sirva.

 

Por Martín Martínez

Seguir al autor en @tinchocavs97

 

 

Propietario Periodismo del Tercer Milenio |  Director Rubén David Oliva